2 feb. 2008

iPhone, el inmortal

Es un pensamiento común el de que los coches, teléfonos, ordenadores, etc, de hoy en día están hechos para que se cambien en poco tiempo, ya que su tiempo de vida es muy corto. Pues la siguiente historia es el ejemplo claro de que no es así, o de que ha sido pura suerte. Un hombre al salir de una gasolinera no se acuerda de que dejó su iPhone en el techo del coche, frena pasados unos metros al acordarse de el, sal del coche y justo ve que un camión pasa por encima del iPhone, Lo milagroso es que el teléfono sigue funcionando, eso si, le faltan un par de piezas, pero el teclado mantiene su sensibilidad al tacto.

Fuente: engadget

No hay comentarios: